lunes, 21 de marzo de 2016

REGLAS DEL TAROT III PARTE



        Estimados lectores y consultantes, me dirijo a ustedes para recalcar una serie de cosas y para seguir con nuestras recomendaciones de cómo se tiene que hacer una consulta tanto por parte del consultante como el cartomante.  En este caso soy yo Miguel Ángel que sigo teniendo mi cuartel general en la isla de Tenerife no me canso de recalcar de que puedo atender tanto en mi casa como a través del teléfono y de vídeo conferencia con otras partes del mundo. Tampoco me canso de decir que no soy un gabinete, no soy una empresa creada para tener una serie de 50 ó 60 videntes que muchas veces les van a decir cosas que no son ciertas ya que están sujetos a unos límites y una serie de condiciones que se pueden decir al cliente o no.

Yo Miguel Ángel soy libre en todo lo que puedo decir y en lo que no puedo decir. Me comprometo a decir absolutamente todo lo que veo y lo que el consultante me pregunta. Además, si no estoy seguro de una cosa prefiero callarla y dejarla a parte que decir algo que puede resultar no ser cierto.

A día de hoy, siempre me he preguntado por qué las mujeres y los hombres tenemos preguntas distintas y sobre todo maneras de pensar distintas. No estoy seguro si se trata de algo genético o por el contrario es algo cultural. Últimamente gracias a los consultantes cada vez más jóvenes que llaman para mirar su futuro, me he dado cuenta y puedo afirmar que las diferencias emocionales entre hombres y mujeres son culturales, son pautas de pensamientos impuestas por la cultura, por la sociedad, por la lectura, por la televisión, por la familia y por la sociedad en general. Gracias a consultar a personas muy jóvenes me he dado cuenta de que hay mujeres de que piensan de manera muy distinta a las mujeres de mayor edad y lo mismo con los hombres, con lo cual ya sabemos por qué las personas nos comportamos de una forma a veces incluso al contrario de la que quisiéramos o de lo que sentimos en realidad.

Una cosa muy importante que quiero dejar reflejada en esta tercera parte de las reglas del tarot, es que desde las tiradas más básicas hasta las más complejas cuando hacemos una pregunta o una tirada general, siempre nos dan una serie de alternativas. Nos dicen lo que tenemos a favor, lo que tenemos en contra, cuales son las metas, qué es lo que tenemos que hacer y lo que tenemos que cambiar para poder llegar al resultado final y si va a tener éxito. Pero lo que no podemos hacer de una tirada es quedarnos con lo bueno y no hacer caso de los consejos. Los consejos desde mi punto de vista son mucho más importantes que el resultado final. En una tirada podemos tener como resultado final un resultado positivo, pero si hacemos lo contrario de lo que nos aconsejan el resultado final cambiará.

Siempre les digo a mis consultantes que la vida no es un camino de rosas ni un cuento de hadas, siempre hay piedras en el camino, hay personas que las pueden quitar más fácilmente que otras por las circunstancias que sean pero siempre tenemos que enfrentarnos a una serie de obstáculos y comportarnos de una forma en concreto para conseguir nuestro objetivo. Se trata de adoptar unas pautas, rutinas o una nueva forma de pensar o ver la vida para conseguir la meta. Tenemos que partir de la idea de que somos imperfectos, entonces porque la otra persona no se haya dado cuenta de lo que nosotros ya sabemos de antemano bien sea por habernos consultado o porque nuestro instinto nos lo dice, no quiere decir que la relación de amor, amistad, trabajo o lo que sea vaya a ser negativa.

Hay un dicho en el cual se dice que las primeras impresiones son las que cuentan. Con el tarot esto es falso. Las primeras impresiones engañan la mayoría de las veces. Si nosotros cometemos errores y deseamos ser perdonados por dichos errores, las demás personas también tienen derecho como humanos que son a cometerlos y ser perdonados por ellos. Lo que no podemos hacer es que nuestro corazón diga una cosa y nuestra mente por orgullo, debilidad o despecho diga otra completamente distinta. Eso significa que estaríamos pecando de soberbia y orgullo y nunca conseguiríamos nada, ni consultando las cartas 10.000 veces.

Recalco que en la consulta de las cartas son más importantes los consejos que el resultado final. El resto de los inconvenientes los tenemos que tomar como eso, inconvenientes o piedritas en el camino a superar. Tenemos que pensar que los príncipes azules o las princesas en peligro con las que hemos crecido televisivamente, popularmente o socialmente no existen. Psicológicamente es una trampa del cerebro que impide que nuestro corazón funcione correctamente y nos haga tomar la desición adecuada. Normalmente cuando las otras personas no llegan a las espectativas que tenemos idealizadas, inmediatamente derrumbamos el cuento; unas personas se sumergen en la tristeza, otras en el despecho...cada uno es un mundo. Ojo, porque no estoy diciendo que tengamos que aguantar absolutamente todo porque el amor, el respeto y la seguridad empieza por uno mismo. Si no tenemos todo eso no podemos avanzar porque nadie nos lo puede dar, estos tres atributos tienen que ser nuestros por aprendizaje. El ser humano tiene dos formas de aprender; una por comprensión que es la menos frecuente y otra por dolor que es la que poseemos la mayoría. A través de la comprensión suelen aprender las personas que meditan, que realizan yoga, que suelen tener contacto con otras entidades. A través del dolor aprendemos con las experiencias que vamos acumulando día tras día y que tarde o temprano acabamos por asimilar queramos o no queramos.

Una cosa es lo que está destinado a ocurrir o lo que va a pasar si hacemos esto o aquello y otra muy distinta es que como nos dijeron que iba a pasar esto me tumbo a la bartola y no hago nada. Eso no funciona así. Si en algún consultante veo que no tiene que hacer nada le diré claramente que haga lo que haga lo va a alcanzar, eso es debido a que le sale la carta del destino con lo cual va a suceder seguro. Pero hay otros que tienen una determinada forma de pensar y actuar, que al mismo tiempo están solos y no tienen ayuda, que tienen que cambiar una serie de pautas o hábitos para poder lograr sus objetivos o lo que tienen marcado en destino. Cuando hablo de destino en este caso, me refiero al resultado y cuando nombré el destino anteriormente me refiero al modo de cómo conseguir el resultado, son dos destinos completamente distintos, uno es la consecuencia y otro el modo de conseguir la consecuencia.

Por este motivo me gustaría dejar bien claro que por ejemplo si yo veo en una tirada que la diosa de la fortuna le está sonriendo pero el consultante no compra un boleto ¿cómo quiere que le sonría?. Si veo que el amor está cerca en un sitio público y el consultante no sale de casa ¿cómo quiere encontrarlo? Ese amor no va a llegar nunca. Si las cartas les dicen que no llamen a una persona porque no está preparada para hablar, eso no significa que nos les quiera ni que no esté pensando en ustedes, sino que hay personas que se obsesionan y encierran demasiado en sí mismas y cuando atacas ese encierro llamándola, casi rozando lo que es el acoso, pueden llegar a decir cosas que ni sienten, o sea, se sienten agredidos y responden como tal, por lo cual es muy importante que cuando las cartas dicen espera a que la otra persona de el primer paso esperemos a que lo dé. Si no tenemos en cuenta lo que hay que modificar en nuestras vidas NO SALDRÁ EL RESULTADO.

Con esto me gustaría concluir y decirles que no se olviden de visitar la pestaña Consultas y Tarifas para saber como se pueden poner en contacto conmigo y las tarifas vigentes para este año 2017.

Un abrazo y sobre todo mucha Luz.

Miguel Ángel Tarotista y Vidente

viernes, 18 de marzo de 2016

ÁNGELES NEGATIVOS O EXTRATERRESTRES AL MANDO DE LUCIFER





Los ángeles rebeldes de la caída son en realidad extraterrestres (seres venidos de otra realidad fuera de la nuestra) al mando de Lucifer o de Luzbel. Fueron deportados y obligados por Dios a venir y encarnar sucesivamente a nuestro planeta después de causar estragos en otros planetas de este mundo tridimensional, estos seres llegaron desde la otra dimensión porque en el lugar desde donde procedían antes de llegar a la Tierra se dedicaron a ocasionar el caos, por lo que fueron expulsados y enviados a éste planeta definitivamente de una vez por todas donde hay libre albedrío y donde muchos de ellos se han redimido y vuelto al camino de la Luz, mientras otros siguen en su rebeldía al mando de Lucifer cuyo deseo es suplantar a Dios.

Estos seres dominaban una tecnología superior desconocida para nosotros la cual les permitía vivir para siempre y tenían grandes dotes o dones, incluso la facultad de no pasar por tribunales kármicos. Pero debido a los estragos, abusos y barbaridades cometidas en otras galaxias y con otras humanidades de otros planetas, su esencia cada vez se fue haciendo más densa y se alejaban más de Dios por lo que fueron enviados a la Tierra, planeta del cual no podrán salir nunca hasta que decidan redimirse. En venganza por el exilio, se han ocupado de sabotear todo el planeta y de entorpecer la misión de los Seres Celestiales, Arcángeles y Trabajadores de la Luz.


Desde el momento en el que nacen debido a sus capacidades superiores son reconocidos y se auto reconocen como este tipo de entidades, se las arreglan para estar en puntos claves, en familias claves en las cuales se acapara y se tiene poder porque lo que estas entidades ansían es poder y dominación. 

Se les conoce como los ángeles de la caída y son además los culpables de que en este planeta existan las enfermedades, las guerras, los bajos instintos, la lujuria, el odio, el orgullo, la maldad y sobre todo la muerte.




¿CÓMO DEFINIMOS A LUCIFER?




Lucifer (del latín lux "luz" y fero "llevar": "portador de luz") es, en la mitología romana, el equivalente del dios griego llamado Fósforo o Eósforo “el portador de la Aurora”; Este concepto se mantuvo en la antigua astrología romana en la noción de la Stella matutina (el lucero del alba) contrapuesto a la Stella vespertina o el véspere (el lucero de la tarde o véspero), nombres éstos que remitían al planeta Venus, que según la época del año se puede ver cerca del horizonte antes del amanecer o después del atardecer.

En la tradición cristiana al igual que en el judaísmo, Lucifer representa al ángel caído, ejemplo de belleza y sabiduría a quien la soberbia condujo a los infiernos, transformándose en Satanás.Todas las religiones coinciden en definir al infierno como un lugar en el inframundo devorado por las llamas del fuego e incluso han aprovechado la figura de Satanás para manipular a sus fieles y llevarlos hacia sus intereses. Curiosamente ya hablamos que es en los círculos que generan poder por donde se mueven los entes llamados ángeles caídos.

Podemos afirmar que durante el exilio de Satán en la Tierra que ocurrió antes de que aparecieran los primeros seres humanos en la misma, él tuvo mucho tiempo para vigilar con astucia todos los acontecimientos que se desarrollaban en ella. Estaba preparado para que tan pronto como el momento fuera propicio seducir a los nuevos habitantes de este mundo y de ser posible inducirlos a desobedecer el mandato expreso de Dios para desviarlos siempre hacia el mal, ya que los primeros habitantes fueron instruidos con las leyes de Dios y utilizar el libre albedrío que les fue otorgado.

Una de las grandes preguntas que nos hacemos las personas que estudiamos angeología es qué fue lo que motivó a Lucifer a tener esta rebelión.
                                                                                           
 Lucifer había sido dotado de una gran sabiduría y conocimiento e incluso Dios le confió muchos de los secretos de la creación, los cuales utilizó más tarde aquí en la Tierra después de su destierro. Dios lo había nombrado virrey de toda la creación por lo que se le permitió tener una sabiduría e inteligencia superior al resto de sus congéneres, llegando a tener un conocimiento muy profundo de los misterios del Universo. Lucifer era la perfección personificada, era la belleza y tenía una personalidad y encanto que arrebataba la admiración de cualquier ente celestial. Aun perteneciendo a la orden angelical Lucifer no era ajeno a la vanidad en la cual cayó enalteciendo su hermosura y necesitando la admiración de otros. 

Hasta el momento de la expulsión Lucifer había desempeñado sus deberes sin culpa y sin falta, no tenía ninguna razón para hacerlo de otra manera. Empeoró cuando empezó su rebelión, aun cuando Dios le había dado absolutamente todo menos el trono él no estaba satisfecho, su orgullo y sus ansias de poder son las de sustituir a Dios en este universo. Él quiere ser dueño de este reino universal en el cual quiere tener poder supremo.


De los 10.000 Sistemas Solares habitados actualmente tres fueron completamente devastados antes del destierro a este planeta y parte de los habitantes de esos tres sistemas están también reencarnados aquí.

La historia de la auto exaltación, rebelión y caída de Lucifer esta relatada en muchos textos pero la primera caída desde las esferas de Luz hacia el mundo tridimensional vino motivada más que nada porque él quería ser igual que Dios. Sus planes de rebelión fueron astutamente elaborados para que salieran en el momento oportuno. Evidenciado por el hecho que su conspiración malvada triunfó en un alto grado en este planeta. Aunque sus días están contados sigue con esta instigación hacia la humanidad hasta el final perdido por su soberbia y su narcicismo.

A lo largo de los tiempos se han ido sucediendo en ambas filas angélicas y demoniacas caídas y ascensiones. Se han ido cambiando de un bando a otro según han ido redimiéndose o corrompiéndose.

Es lógico pensar que si Dios no hubiera sabido por anticipado la entrada del mal y tuviera un plan preparado para contrarrestarlo la rebelión de satán hubiera tenido éxito. Lucifer pensó que iba a tomar a Dios por sorpresa pero éste vio que el espíritu malvado de rebelión que se estaba desarrollando en el corazón de Satanás le iba a derivar en lo que acabó. Dios le dejó actuar porque respetó su libre albedrío y le dio libertad para elegir aunque evidentemente su libre elección le traería consecuencias pues Dios no podía permitir sus actos malvados. Así pues pensando Lucifer que Dios no estaba al tanto de sus planes inició su primera revolución en la cual le siguió un tercio de los ángeles, que se tradujo en LA PRIMERA EXPULSIÓN DEL CIELO. De esta forma quedó automáticamente ligado para siempre al camino que había escogido a no ser que volviera a los preceptos dictados por Dios.

¿PORQUE DIOS TARDÓ TANTO EN SEPARAR A LUCIFER DEL REINO CELESTIAL Y LE PERMITIÓ SEGUIR SU CURSO MALVADO?


Hay una razón. Satán es capaz de seducir así lo hizo con una tercera parte de los ángeles. Dios lo permitió para que el resto de los ángeles se diese cuenta de lo que es la maldad, la traición, la infamia y sus consecuencias. Le dio la oportunidad al universo de observar la actuación de estas rebeliones y de cómo pervierten a las criaturas santas de nacimiento y las convierten en criaturas malvadas y viciosas. Antes de ejecutar acciones contra Lucifer, Dios quería demostrar lo horrendo de sus actos y dar la oportunidad a sus súbditos de testificar las terribles consecuencias de esos actos en el Universo. Después, Dios ejecutó justicia para que su reino fuera estable y perdurable demostrando que Lucifer era presa de sí mismo y expulsándolo del reino.



Su doctrina es que todo ho
mbre debajo de la superficie era como él mismo. Lo que ve en la humanidad es su propio egoísmo y piensa que la humanidad busca su beneficio creyendo que sirve a Dios por conveniencia. Dios quiso poner su teoría a prueba y así ha sido desde el principio de los tiempos hasta el día de hoy. Con la primera expulsión y destierro a este planeta la tierra se convierte en un nuevo escenario de guerra. Aunque su rebelión está condenada al fracaso se ha tenido que hacer un largo recorrido en el camino hasta que las heridas estén totalmente sanadas, lo cual a día de hoy sigue sin estar.

El primer paso hacia la restauración de lo que se había perdido en toda la catástrofe ocasionada por él, fue cuando Dios se propuso crear una nueva raza: La humana, para rellenar un poco el hueco que él y sus seguidores dejaron.


NOMBRES DE LOS ÁNGELES CAÍDOS

 
IMÁGENES DE ALGUNOS ÁNGELES CAÍDOS


LUCIFER. Es el príncipe y representa el poder sobre todo lo material y el éxito a corta duración. Simboliza fortunas conseguidas de formas ilícitas, la lujuria y los bajos instintos.

ABADOM. Es el príncipe de las langostas. Instiga a dejarnos arrastrar por las bajas energías, a no ver la salida a los problemas y dejarnos abatir. Lleva a muchos seres humanos a la perdición, al suicidio, a los vicios etc.

SAMAEL. Es el ángel de la tentación que también representa los bajos instintos pero está presente en todas las personas a las que les gusta el mundo de la noche o puede poseer más de un vicio. Tiene una pasión devoradora por tentar. Se posiciona siempre al lado de los seres más hermosos de la creación y utiliza el mundo de la noche para nutrirse y desviar a las personas hacia ese camino.

MASTEMA. Es el ángel hechicero y el que le rebeló a la humanidad la hechicería en todas sus vertientes hasta el día de hoy. No hay nada que sea más pecaminoso para dios que la hechicería. Influye en todas las personas que hacen magia. Es una entidad bastante adversa y hostil y tiene animosidad de recibir gratificaciones a cambio de su servicio. Por eso la hechicería ha sido y será perjudicial para la humanidad porque a cambio de un simple capricho esta entidad se sigue nutriendo.

CARNIVEAU. El príncipe de las moscas. Está relacionado con todas las magias negras y las trasporta, es decir, es el que transporta las malas energías de las magias negras hacia la persona a la que se le ha hecho. Saca provecho del mal obtenido con estas malas artes. Anima a las personas a ser promiscuas, libidinosas, a tener un carácter inestable y sobre todo a odiar.

MAMMON. El ángel de la avaricia y la codicia. Influye en la humanidad con avaricia, codicia, usura, tentación por el dinero, por dar falsa valía a cosas y personas. Es un estafador, cuentista y arribista, hace que muchas personas tengan estas características.

KEMUEL. El ángel de los impedimentos. Influye en los atrasos, dificultades, malas intenciones. Es el que suele traer los sucesos negativos e inesperados y sobre todo el que causa el retroceso y la lentitud de lo que se tiene que precipitar por la gracia de Dios.

ADRAMELECK. Es el demonio que nos llena de pesadillas, miedos, de tormentos, angustias, desasosiego, enfermedades mentales, ansiedades. Tiene capacidad de entrar por el sistema nervioso o la columna vertebral.

DUBBIEL. Es el demonio del orgullo. Infunde orgullo, soberbia, demasiado amor propio, que no permite que afloren los sentimientos nobles. El sufrimiento que logra infligir este demonio es causar rigidez y mala circulación o endurecimiento de las arterias.

RIMMON. El demonio del rayo y las tormentas. Rompe todo los planes que ya están estructurados y preestablecidos. Hace que se establezcan las desavenencias tanto de amor y amistad entre las personas e incluso tiene la capacidad de ocasionar accidentes.

MOLOCH. Es el demonio que sacrifica a los niños en la hoguera. Esta entidad negativa es la que nos hace calumniar, mentir, tener malos tratos con los demás, abusar, abusos sexuales, que no tengamos escrúpulos, ser despiadados e incluso nos induce a la corrupción en toda la extensión de la palabra.

MALCHI DAEL. Es otra entidad con pocos escrúpulos. Se utiliza para conseguir los favores sexuales de otra persona utilizando cualquier artimaña incluida la magia.


Estas entidades pueden variar sus nombres según las diferentes religiones.

La guerra siguió y sigue fiera y costosa hasta hoy en día puesto que todavía no se ha resuelto plenamente este conflicto, pero la hora se acerca y Lucifer lo sabe perfectamente. La última vez que tuvimos ayuda de Dios empeoró bastante y ahora en estos momentos que estamos viviendo la humanidad también empeoran las cosas porque ellos están encarnados en seres muy poderosos que ostentan tanto el dinero como el poder en este mundo. El siguiente paso de esta guerra sería el Apocalipsis, pero, según las escrituras estaríamos hablando de algo negativo pues sería el final de todo aunque como ya dijimos antes Dios lo tiene todo previsto y el significado correcto de la Apocalipsis sería LA REVELACIÓN DE TODO.

Personalmente creo que la Apocalipsis será otra derrota más del mal dejando ya en paz a la humanidad. Hay varias formas que tiene Dios previstas, yo conozco tres de ellas. Una de ellas sería el rapto que llevaría a cabo el Comando Ashtar Sheran que estaría preparado para hacer la evacuación total de la tierra pero están esperando que eso no ocurra. Otra sería el destierro total de estas entidades a otro submundo. La tercera sería la transmutación del mal. Todo será a voluntad de Dios cuando y como él quiera. Lo que sí es seguro es que quiere desterrar para siempre el mal de la Tierra. Estamos ante las puertas de una nueva era de colaboración y hermandad en la cual habrá entendimiento entre todo ser humano. Evidentemente para que esto suceda tiene que quedar desterrado o trasmutado todo el mal.




Fuentes: Libro de los ángeles de Rosa María Ortega
El libro de Urantia
Canalizaciones de Miguel Ángel Tarotista y Vidente